top of page

¿Te duelen los oídos cuando buceas? 9 consejos para compensar si tienes dificultad.

Actualizado: 3 mar 2023

¿Eres buceador? Entonces sabes lo importante que es compensar tus oídos cuando buceas.


¿Aún no lo eres? No te preocupes. Esta es una de las primeras lecciones que te dará tu instructor cuando vayas al agua.


Si no compensamos, no buceamos… Así de sencillo.

Por eso es muy importante y debemos ponerle atención para no sufrir ningún daño al bucear.



 

3.7 Nunca bucees con tapones.

3.8 No bucees con una capucha demasiado ajustada.

3.9 No te estreses

4. Bloqueo Inverso. ¿Qué es?


¿Por qué hay que compensar nuestros oídos y espacios aéreos mientras buceamos?


Al bucear estamos sometidos a mucha presión. 😱

A solo 10 metros tenemos el doble de la presión de la atmósfera a nivel del mar.


A más profundidad mayor presión.


La presión comprime el aire y esto nos afecta a varios niveles: Consumo, acumulación de Nitrógeno, exposición al Oxígeno…


En este post os voy a hablar de la compresión del espacio aéreo de los oídos y senos paranasales.


Compensarlos es fácil en condiciones normales, pero hay gente que tiene dificultad para conseguirlo.


¿Por qué tenemos que compensar?


Cuando la presión ambiente cambia (Aumenta o disminuye) el volumen del aire que hay en estos espacios aéreos disminuye o aumenta.

Cuando descendemos en una inmersión, aumenta la presión ambiente y esto comprime el aire que hay en nuestro oído medio y en los senos paranasales.


Al principio sentimos presión en el tímpano y si seguimos bajando sin compensar sentiremos dolor tanto en el tímpano como en la zona entre los ojos.

Si sigues descendiendo sin compensar puedes ocasionar daño e incluso la rotura del tímpano.


Por eso es necesario compensar esta presión introduciendo aire.

Es muy importante hacerlo muchas veces y desde el principio de la inmersión, ya que es en los 10 primeros metros cuando la diferencia de presión es mayor.

Así es como conseguimos igualar las presiones.


Recuerda siempre compensar muchas veces y no trates de compensar con mucha fuerza.

Si no puedes compensar, asciende e inténtalo de nuevo.

No fuerces la situación porque puedes ocasionar la rotura de la ventana redonda en el oído interno.


Dos métodos fáciles para igualar las presiones en los oídos.


Compensar los oídos y senos significa que tenemos que introducir aire en los espacios aéreos para aumentar el volumen de aire y compensar la presión.


Hay buceadores que esto lo consiguen de manera natural sin apenas hacer nada… o eso dicen.

Te voy a explicar 2 métodos para conseguirlo si no eres uno de estos buceadores:


1. Maniobra de Valsalva


Una Fácil.

Pinza la nariz con los dedos y sopla por esta suavemente.


Fuera del agua basta con mantener la boca cerrada, pero cuando buceamos llevamos el regulador en la boca y no podemos sellar los labios.

Lo que hay que hacer es pegar la lengua al paladar para cerrar la vía y que el aire vaya hacia los oídos.

Esto va a hacer que el aire pase a tu oído medio, a través de las trompas de Eustaquio y a los senos paranasales.

Así volumen de aire aumenta y compensa la presión.


Es importante hacer esta maniobra siempre de manera suave y frecuente hasta notar un “pop” en el tímpano.


Si no consigues compensar no sigas bajando y sobre todo no fuerces porque puedes hacerte daño en el oído y romper la ventana redonda, una membrana que se encuentra en el oído medio.


Relájate, sube un poco e inténtalo de nuevo.



2. Abriendo las trompas de Eustaquio.


Mueve la mandíbula de un lado a otro y traga saliva. Así consigues abrir las trompas de Eustaquio para que entre el aire al oído medio.


Esta maniobra es un poco más complicada si no eres un buceador experimentado, ya que al mover la mandíbula no sujetas el regulador con firmeza y es posible que se te caiga de la boca.


9 trucos que te ayudan si tienes problemas para compensar.


1. Procura no bucear con congestión.


Si estás acatarrado, gripe, alergia, sinusitis o cualquier situación que te produzca esa congestión evita bucear, ya que los conductos aéreos van a estar bloqueados y va a ser complicado o imposible compensar y puedes causar daños graves.


Tampoco bucees bajo los efectos de inhaladores o medicamentos para la descongestión porque sus efectos pueden desaparecer mientras buceas y tener un bloqueo inverso.

Más adelante en el post te voy a contar que es esto.



2. Calienta tus oídos antes de bucear.


No quiero decir que los pongas en la estufa o frente a la chimenea.


Practica la maniobra de Valsalva.

Mueve tu mandíbula durante un rato antes o lo que es mejor, masca chicle antes de ir al agua.

Esto ayuda a prevenir el bloqueo y te será más fácil compensar cuando estés descendiendo.


3. Empieza a compensar en la superficie.


Así vas a introducir aire en los oídos, y es más fácil compensar en los primeros metros del descenso, que son los más críticos


4. Desciende con los pies abajo y la cabeza arriba.


La maniobra de Valsalva es más fácil de realizar en esta posición. Además, así controlas el descenso porque puedes mover las aletas para subir si lo necesitas.


5. Sube la barbilla y mira hacia arriba.


Así se abren las trompas de Eustaquio y es más fácil introducir el aire.


6. Desciende lentamente hacia el fondo.


Desciende poco a poco a ras del fondo si buceas desde la playa o con un cabo guía si tienes más de 2 metros de profundidad debajo de ti.


Así harás un descenso lento y controlado y tendrás más tiempo para compensar correctamente.


7. Nunca bucees con tapones.


Si los usas creas un espacio de aire extra en el oído externo, entre el tímpano y el tapón, que no se puede compensar porque no hay forma de que entre aire en él.


Existen tapones perforados especiales para bucear y gafas de buceo con una especie de orejeras que comunican con el espacio principal de la máscara, y que es posible compensar cuando exhalamos aire hacia la máscara a través de la nariz.


8. No bucees con una capucha muy ajustada.


Puede tener el mismo efecto que los tapones y crear un espacio de aire en el conducto auditivo que, de nuevo, no es posible compensar.


9. No te estreses.


Si te estresas, te sentirás abrumado y no podrás compensar.

Relájate, inténtalo despacio y si no puedes descender, aborta la inmersión.

No pasa nada.


Si no puedes compensar, es mejor no forzar la situación y detener la inmersión.

Recuerda que tu seguridad es lo primero.


Puede ser una buena idea consultar a un médico especializado en medicina Hiperbárica para asegurarte de que tus oídos están bien para bucear.


Bloqueo Inverso. ¿Qué es?


Un bloqueo inverso se produce cuando el aire que hemos introducido en los espacios aéreos para igualar en la bajada queda atrapado y no puede escapar, provocando presión y dolor en la subida.


El aire ascendente se expande y puede causar el efecto contrario.

Esto ocurre porque estamos buceando con congestión.


En este caso, lo que NUNCA DEBEMOS HACER es ecualizar los oídos como lo hemos hecho descendiendo.

De esta forma, lo que conseguimos es introducir aún más aire, y es peor.


Lo mejor es descender un poco hasta que desaparezca la presión o el dolor, y volver a ascender muy despacio para dar tiempo a que salga el aire.

No hay otra manera.



Ahora ya sabes lo que puedes hacer si tienes problemas para ecualizar tus oídos cuando buceas.

Lo más importante en esta o en cualquier situación de buceo es mantener la calma y no agobiarse.

No te estreses porque el grupo te está esperando o porque quieres hacer la inmersión.

Es algo que le puede pasar a cualquiera que bucee.


Y recuerda.

Buceas para disfrutar.

Si no vas a disfrutar, no hagas la inmersión.


¿Conoces algún otro consejo?

76 visualizaciones0 comentarios
bottom of page